“Mi cabeza es la de cuando tenía 20 años”

Entrevista a David Lebon

Nota: Ilan Kazez

Serú Girán, Pappo’s Blues, Pescado Rabioso, La Pesada del Rock and Roll, Polifemo: todas las bandas de las que formó parte David Lebón. Por algo se convirtió en una de las personas fundamentales para el rock argentino. El próximo 1 de febrero, llega al Patio del Konex para presentar su show El tiempo es veloz, en el que repasará una buena parte de su carrera y dará a conocer material de su nuevo trabajo de estudio. Este álbum, además, recorre su cancionero con la participación de una nómina de invitados de lujo.

¿Cómo es el show El tiempo es veloz, que vas a presentar en el Patio del Konex?
En este show, hacemos algunos de los temas que están en el último disco y un repertorio de otras canciones. Puntualmente, voy a mostrar lo que estoy haciendo ahora, un álbum que está realmente muy bueno, al que invité a muchos artistas conocidos. Mi idea inicial era grabar un disco nuevo como solista, con mi banda, pero mi señora y mánager, junto con Sony, pensaron en hacer uno sobre mis temas solistas, pero acompañado de otros músicos. Participan, entonces, Ricardo Mollo, Lisandro Aristimuño, Eruca Sativa, Coti, Julieta Venegas, Emmanuel Horvilleur, entre otros. También reuní a los miembros de Polifemo, Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez. El productor del disco es Gabriel Pedernera, baterista de Eruca. El álbum está quedando muy lindo, porque es un trabajo de amigos y amigas. Cada tema tiene algo distinto.

Tu repertorio incluye canciones que ya casi son himnos nacionales. ¿Sentís lo mismo al tocarlas ahora, que son clásicos, que cuando las compusiste?
Las siento más que nunca. A mí me gusta tocar esas canciones, nunca tuve el problema de decir: “Esta canción ya pasó”. Yo tengo una forma de pensar que se manifiesta como si todos fuésemos una tribu. Donde yo voy, el público es el mismo. Distintas caras, distintas provincias, distintos lugares, pero el público es el mismo. Le gusta escuchar lo mismo. Es la misma onda, y no cambiaría por nada esa onda que tiene este público, es maravillosa. Son divinos, todos hermosos, son como mi familia.

No solés tocar mucho en vivo, ¿te gustaría hacerlo más seguido?
Sí. Quiero dedicarme a tocar. De todas maneras, las cosas están como están. Realmente, yo nunca quise ser millonario, nunca fue mi idea, no lo pretendo, es un problema serlo. Los millonarios que conocí tienen unos problemas impresionantes (risas). Me siento un músico de verdad. Me gusta tocar. Y prefiero mi vida como está, tranquila, con mis nietos e hijos. Haciendo muy buenos shows en teatros y lugares más grandes.

El nombre del show, El tiempo es veloz, hace referencia a tu primer disco solista. ¿Vivís el tiempo de la misma forma que en aquel momento?
Sí, pero ahora, al tiempo, lo siento. Todos los días me levanto y soy consciente de que estoy vivo. Eso me empezó a pasar durante los últimos años, ya soy un señor grande. Y es maravilloso, porque todavía vivo muy atento. Tengo esta cosa, como una cosquillita de la vejez, pero mi cabeza es la de cuando tenía 20 años. Soy Astroboy (risas). Mis hijos me dicen “Peter Pan”.

Si sos más consciente del tiempo, entonces, no lo vivís de forma tan veloz
No, es que soy muy consciente de que el tiempo es veloz, entonces busco vivirlo de otra manera.