“Respiro más música que aire”

No hay exageración en afirmar que Hermeto Pascoal es una leyenda viva de la música. Con 81 años, el brasileño creador de la Música Universal sigue en pie con decenas de nuevas composiciones y shows vibrantes e imprevisibles. La última vez que Hermeto estuvo en Buenos Aires fue hace un poco más de un año, en octubre de 2016, cuando participó del ciclo en homenaje a Astor Piazzolla, Experiencia Piazzolla, que se realizó en el Konex. Ahora, regresa al país para ofrecer un show de verano, en el Patio, que promete ser una experiencia única. Antes de su nueva visita, dio detalles sobre sus preferencias a la hora de tocar en vivo y sobre la felicidad que le genera seguir creando música.

Nota: Ilan Kazez

Tus shows son muy descontracturados y, en general, pueden durar más que el tiempo estipulado ¿De qué depende que sea así?
De la energía, porque se divide. Estamos todos juntos sobre un escenario: el público, la banda y yo. De ahí, viene la razón de porqué son largas mis presentaciones. Simplemente, no quiero tocar poco, no me gusta. No me imagino realizando shows de media hora o cuarenta minutos. Mi banda es como si fuera un avión Concorde, de tan rápida que es. Y la pista es pequeña. A los shows suele concurrir mucha gente, que también quiere escucharnos un buen tiempo. Y realmente me gusta tocar más, siempre y cuando el lugar lo permita.

¿Cuáles son las condiciones ideales a la hora de realizar
un show?
Mi preferencia es siempre por teatros, pero por la propia naturaleza de la Música Universal, hay estilos que se adaptan específicamente a cada tipo de lugar. Existen determinados repertorios y señas con las que aviso a la banda que vamos a tocar ritmos más rápidos. Son alternativas para tener en cuenta cuando uno toca Música Universal.

Tenés una conexión especial con el público argentino.
¿Qué es lo que más apreciás de tocar acá?
Me siento muy cómodo en Argentina. Es un pueblo maravilloso, sensacional. El público argentino es similar al resto, porque no existe nada relevantemente diferente. Es por esto que me refiero siempre al concepto de “música universal”. Existen algunas diferencias en la musicalidad, pero somos muy semejantes. Incluso en la calle, algunos argentinos me llaman “Maradona”. Parece un sueño, pero es la realidad.

La última vez que tocaste en este país fue en Experiencia
Piazzolla. ¿Qué recordás de aquel show?
Recuerdo la canción que escribí en homenaje a Piazzolla y la reacción del público. Sobre todo en la parte en la que hice entrar un pandeiro que no hizo perder el estilo propio del tango, acompañó muy bien la composición. El público se quedó aplaudiendo de pie.

Después de tantos años en la música, ¿cuál es tu mayor
motivación para componer?
¡Mi principal problema es que compongo de más! No paro. ¡Respiro más música que aire! El componer, para mí, representa una situación de mucha felicidad. Ya realicé, por lo menos, diez mil composiciones. Y ahora, pueden llamarme Dr. Hermeto Pascoal, ya que hace poco recibí una mención honoris causa por parte de la Universidad de Boston. Estoy realmente muy feliz hoy en día.

¿Qué es lo que más te entusiasma de la música?
En todo hay música. Puede encontrarse musicalidad en todo tipo de contextos. Soy una persona completamente intuitiva y autodidacta. Llegar al escenario y tocar no tiene comparación alguna. •


Hermeto Pascoal se presenta el 31 de marzo en Parador Konex. Conseguí tus entradas acá.